CNVC does not endorse, approve, certify, or control these blog entries or comments and does not guarantee the accuracy, completeness, efficacy, timeliness, or correct sequencing of information in blogs.

El Modelo de la CNV y su analogía con un ICEBERG

Satisfacer nuestras necesidades nos hace sentirnos bien ¿Por qué las ocultamos?

…Por qué estamos más atentos a las formas que al fondo 

Siempre viene la misma imagen a mi mente: UN ICEBERG, cuando hablo con mi hija, mi marido, un amigo, un familiar, un conocido, un desconocido o cualquier persona que se me acerque.
Sus ademanes, sus gestos, sus expresiones corporales unidas a la expresión verbal de lo que piensan es la punta de ese ICEBERG.

¿Somos conscientes cuando conversamos de qué sentimientos y necesidades tenemos en la situación? ¿Encontramos en nuestra mente la palabra adecuada para expresarlos? ¿Nos atrevemos a hacerlo en cualquier contexto e independientemente de con quién estemos? Y Cuando lo hacemos ¿cómo reacciona el otro; reacciona con su forma o con su fondo? Si lo hace con la forma (ademanes, gestos, expresión corporal, tonos altos de voz, tonos pausados, risas, lloros….) ¿es ahí donde nos enganchamos y reaccionamos en consecuencia? u ¿Obviamos esa forma, permanecemos pausados y observamos el fondo oculto pero grandioso, inconsciente pero deslumbrante, intimidador pero poderoso, desafiante pero humano….? y ¿nos aventuramos a descubrirlo?

Así como a un barco le resulta intimidador encontrarse con un Iceberg en pleno océano; así nos puede pasar a la raza humana cuando nos encontramos los unos con los otros. Qué poco sabemos de nosotros mismos y  qué poco sabemos del otro.

Así como no podemos frenar a un ICEBERG no podemos frenarnos a nosotros mismos. El agua que rodea un ICEBERG le mueve de lugar;  así como a nosotros nos mueven aquellos de quienes nos rodeamos; es inevitable y eso nos agita, nos dispersa y desconcentra.

Así como un ICEBERG no puede esconder lo que es; nosotros tampoco podemos esconder lo que somos, sentimos, necesitamos y pedimos para sentirnos bien y así contribuir al bienestar de quienes nos rodean porque eso es lo que nos alimenta y nutre nuestro verdadero yo (ALMA)

Un YO (ALMA) que permanece oculto por ser demasiado valioso y poderoso. El ALMA es la responsable de que nos sintamos bien cuando enriquecemos al otro con nuestros talentos,  nuestra compañía, y nuestro amor incondicional.

Pero esa fuerza tan poderosa no puede permanecer por más tiempo bajo la superficie. Muchos filósofos, científicos, neurólogos… ya han determinado que el arma más poderosa que tiene el ser humano es EL AMOR y el amor nace del ALMA y genera su fuerza en el músculo más poderoso y que más se protege del cuerpo humano: EL CORAZÓN.

El lenguaje del corazón es el lenguaje de la compasión, de la empatía y del amor. Ese amor emerge cuando nos liberamos de las resistencias, tensiones, manipulaciones, juicios, críticas, presuposiciones y estamos plenamente atentos a nuestros verdaderos sentimientos y necesidades que emergen en nosotros ante una situación.

¿Pero cómo hacer eso? ¿Cómo expresarnos desde nuestra verdadera ALMA, con compasión, con empatía hacia nosotros y hacia el otro;  haciendo valer nuestras necesidades  y al tiempo, entender las necesidades del otro y para INRI llegar a un consenso? ¿Cómo resolver este conflicto  interno-externo? ¿Cómo sacar a la superficie lo que está oculto sin sentirnos vulnerables y heridos?

EL MODELO DE LA CNV y su analogía con un ICEBERG

Mi hija motivó mi entrada en este maravilloso proceso. Me di cuenta que no podía obligarla a hacer cosas, eso atenta contra su propia individualidad y capacidad de elección. Y cuando la gente siente que no es libre de elegir lo que quiere hacer, tiende a resistirse, aún cuando ve el propósito de lo que le pedimos y generalmente desearía hacerlo.  El modelo de la Comunicación NoViolenta de Marshal B. Rosenberg psicólogo clínico estadounidense basa sus investigaciones en 4 sencillos pilares:
1. Actos concretos que observamos que afectan nuestro bienestar.
2. Cómo nos sentimos en relación con lo que observamos.
3. Las necesidades, los valores, los deseos, etc., que crean nuestros sentimientos.
4. Los actos concretos que queremos pedir a la otra persona para enriquecer nuestra vida.

Cuando nos servimos de este modelo, podemos empezar expresándonos de una manera personal o empática a través de estas cuatro parcelas de información que nos proporcionan los demás. Conviene tener presente que la CNV no es una fórmula inamovible, sino que se adapta a diversas situaciones y a los diferentes estilos personales y culturales. Aun cuando me refiero a la CNV como un "proceso" o un "lenguaje", se pueden manifestar las cuatro facetas del modelo sin necesidad de articular una sola palabra. La esencia de la CNV está en la conciencia que tenemos de esos cuatro componentes.

 
APLICANDO LA CNV A NUESTRA COTIDIANEIDAD

Como la esencia de la CNV está en la conciencia y en la atención en el presente, esto nos permite vislumbrar el fondo de las situaciones a través de las  formas; siempre  que aplicamos la CNV a nuestras relaciones -ya sea con nosotros mismos, con otra persona o con un grupo-, conectamos inevitablemente con nuestra compasión natural, que se haya allí abajo y es esa parte del ICEBERG poderosa, potente, inmensa, que espera subir a la superficie. 

Se trata, pues, de un enfoque que puede aplicarse de manera efectiva a todos los niveles de comunicación en las situaciones más diversas:
1. Relaciones íntimas
2. Relaciones de Familia
3. En colegios, institutos, universidades
4. Organizaciones empresariales e institucionales
5. Terapias, asesoramiento psicológico, coaching
6. Negociaciones diplomáticas y comerciales
7. Disputas y conflictos de todo tipo
8. Aclarar situaciones con uno mismo
9. Toma de decisiones

Es muy liberador comprobar todo lo que se puede recibir (oír) y todo lo que se puede dar (expresar) a través de la CNV. Es una manera de renunciar a vulnerar los sentimientos de los demás, abandonar el papel de víctima y tomar una actitud más responsable y activa prestando oído a las palabras de la otra persona y tratar de descubrir los sentimientos que estaban OCULTOS en ellas.

Prestando atención a nuestros sentimientos, expresando nuestras necesidades y aceptando determinadas respuestas que no siempre queremos oir contribuyen a que evolucionemos como seres humanos, y emerja lo más grandioso, poderoso, deslumbrante y humano que llevamos dentro: EL PODER DE LA COMPASIÓN, DEL AMOR Y DE CONTRIBUIR AL BIENESTAR DEL OTRO.

El otro no existe para hacernos felices y nosotros no existimos para escuchar lo importantes que somos para el otro. Hemos de aprender a aceptarnos y amarnos de modo que cada uno pueda realizarse por su cuenta.
Las necesidades son personales y somos los únicos que tenemos la capacidad y el poder de satisfacerlas, dejarlas a merced de que sea el otro quien lo haga nos hace muy infelices. Averiguar lo que yace detrás de esa necesidad de que sea el otro quien nos satisfaga es la parte oculta de nuestro ICEBERG. 

Me di cuenta de lo infeliz que era cuando intentaba que mis necesidades fueran satisfechas por otras personas, gastaba toda mi energía en tratar de conseguirlo y me quedaba exhausta. Hoy mi actitud, mi disposición, mi conciencia y mi propósito de descubrir mis propias necesidades en cada situación de mi vida personal, laboral, familiar, social y espiritual es diferente. Uso este modelo cada vez que estoy confusa, inquieta o intranquila y lo que recibo a cambio es claridad, saber qué puedo pedir, dónde y aprender de lo que venga.

¡Gracias Marshall B. Rosenberg y Gracias Pilar de la Torre por poner en mi camino este modelo!

Carmen Crespo Salazar
 

 

No votes yet

The Center for Nonviolent Communication
5600 San Francisco Rd. NE Suite A
Albuquerque, NM 87109 USA
Tel: +1.505.244.4041 | Fax: +1.505.247.0414 | US Only: 800 255 7696

NEW fundraising opportunity for US residents.